Rafael Correa apuesta a Alberto Dahik, como su As bajo la manga para ganar las elecciones próximas
Rafael Correa apuesta a Alberto Dahik, como su As bajo la manga para ganar las elecciones próximas
Pon aquí el slogan
imagen
 
Mis Enlaces
Rafael Correa apuesta a Alberto Dahik, como su As bajo la manga para ganar las elecciones próximas
Uno de los principales líderes y saqueadores del país perteneciente a la llamda Gran Noche Neoliberal por el mismo Correa, se convierte en el puntal de su campaña.
En este inicio de la campaña
con miras al 2013, queda
claro que el gobierno hará
uso de todas sus manio-
bras para seguir en el poder.
Reivindicar a quien se considera como
uno de los coautores de la “larga y oscu-
ra noche neoliberal” es una muestra
de ello. Facilitar el regreso de Abdalá
Bucaram también pudiera reafirmar
esa idea. Todo indica que la figura de
Alberto Dahik y el apoyo del Partido
Roldosista Ecuatoriano (PRE) pudie-
ran ser dos soportes en el camino que
la revolución ciudadana ha iniciado
en busca de la reelección de su líder.
Una revisión histórica y política deja
a la vista que el actual gobierno, luce
sólo como un eslabón más en la cadena
de poder que ha manejado al Ecuador
durante las últimas décadas.
En el año 2005, el catedrático Felipe
Burbano de Lara escribía que “la polí-
tica ecuatoriana cambiará cuando sus
líderes abandonen el falso sentido de
heroicidad que proclaman”. Se refería
al pasado de caudillos y discursos de
promesas de cambio, que abundaban
en la historia del país. No obstante,
el gobierno de la revolución ciudada-
na muestra toda la evidencia de que
esa situación no ha cambiado. Rafael
Correa, el mayor crítico del caótico
pasado político, es también el gran
patrocinador de la vuelta de Alberto
Dahik, uno de los mejores represen-
tantes de esa etapa oscura del Ecuador.
La larga relación que une a ambos per-
sonajes, deja a la vista que son más sus
la nuEva apuEsta
dEl corrEísmo
albErto dahik arriba al país con El apoyo polí-
tico dE rafaEl corrEa y sE podría convErtir En
una figura dE apoyo para su campaña.
albErto dahik a su arribo
al Ecuador, el 22 de diciembre
pasado. Varios medios de co-
municación lo esperaron en las
afueras del aeropuerto de Quito.

campaña
28 vanguardia 9 de enero del 2012
19 580
millones de sucres
en gastos reservados
manejó alberto dahik,
en calidad de vicepresi-
dente de la república.
12
millones de sucres
manejó en gastos reser-
vados el gobierno de
rodrigo borja, que ante-
cedió al de durán ballén.
287
personas naturales y
jurídicas aparecieron
como beneficiarias de
los cheques de gastos
reservados de dahik.
el total el antecedente los nombres
coincidencias que sus desacuerdos.
Hay varias similitudes entre
Dahik y Correa. Ambos estudiaron
economía en prestigiosas universi-
dades del mundo capitalista. Los dos
sirvieron a gobiernos cuestionados
por sus políticas neoliberales. Juntos
comulgan con las enseñanzas del cris-
tianismo y en su momento han expre-
sado sus profundas convicciones reli-
giosas. Su lazo se inicia cuando Álvaro
Dahik, hermano del exvicepresidente,
entabla amistad con el actual Jefe de
Estado, hace casi 30 años, lo cual per-
mite que se inicie una larga relación
entre Correa y la familia Dahik Garzozi,
que se mantiene hasta la actualidad y
que ha facilitado que el menor de los
hermanos del exvicepresidente sea un
colaborador cercano al Mandatario.
Según la hoja de vida de Correa,
publicada en la página web de la
Presidencia de la República, su vida
laboral comenzó a los 21 años, en 1984,
cuando sin finalizar sus estudios uni-
versitarios fue nombrado especialista
en el Centro de Desarrollo Industrial
del Ecuador (Cendes), una dependen-
cia del Ministerio de Industrias (cuan-
do el ministro era el socialcristiano
Xavier Neira) durante el gobierno de
León Febres Cordero. En ese momen-
to, Dahik era asesor económico del Jefe
de Estado y luego sería su ministro de
Finanzas. En aquellos años, el líder del
Partido Social Cristiano (PSC) mos-
traba su admiración hacia Dahik y se
refería a él como un niño prodigio de la
economía, por tener éste sólo 35 años
en el momento de su arribo al gabinete.
Sin embargo, ser el niño mimado del
caudillo socialcristiano no era un logro
para Dahik y por ello decidió tomar otro
rumbo. Luego de un exitoso paso como
diputado del Partido Conservador, se
asoció con Sixto Durán Ballén, funda-
dor del PSC (venido a menos ante el
encumbramiento de Jaime Nebot), y
llegó al poder el 10 de agosto de 1992, en
calidad de vicepresidente. Pocos días
después de ese suceso, el 28 de agosto,
Rafael Correa es nombrado director
administrativo de la Unidad Ejecutora
del Ministerio de Educación, para
los planes financiados por el Banco
Interamericano de Desarrollo (BID),
cargo público con un presupuesto de
USD 110 millones.
El gobierno de la dupla Durán
Ballén – Dahik estuvo marcado por la
polémica. Su posicionamiento como
un gobierno ultra neoliberal no es gra-
tuito. Bajo esta administración el país
emprendió en un activo proceso de pri-
vatizaciones. Se produjo, por ejemplo,
la venta del ingenio azucarero estatal
Aztra, en favor del grupo Isaías, por
alrededor de USD 100 000, un precio
considerado irrisorio para críticos de
esa negociación y que conllevó la salida
de unos 3500 empleados. Tres lustros
después, con el gobierno de la revolu-
ción ciudadana, el mismo ingenio fue
incautado al grupo Isaías y revendi-
do en otra polémica negociación (a
la mitad de su cotización inicial), en
la cual, un exsocio del grupo Isaías
compró el 47% de las acciones, mien-
tras que un 52% fue adquirido por el
grupo peruano Gloria, el cual tiene
como asesor legal a Ricardo Noboa
Bejarano, hombre muy cercano a
Alberto Dahik. Los problemas labo-
rales de la empresa aún esperan ser
solucionados.
Otra de las negociaciones sonadas
en esa época fue la concesión del ser-
vicio de telefonía celular a las empre-
sas Conecel y Otecel. Según versión de
diario El Telégrafo, publicada el 30 de
noviembre del 2011, ambas empresas
pagaron al Estado sólo USD 53 millo-
nes, a pesar de obtener ganancias por
USD 7000 millones. En la nota del rota-
tivo oficialista, se reproducen declara-
ciones de Correa, sobre accionistas de
medios de comunicación que supuesta-
mente se favorecieron con esa negocia-
ción, sin mencionar que ésta se produjo
en la administración de Durán Ballén y
Dahik. “Con este gobierno se acabó la
libertad de los corruptos”, dijo Correa
en contra de la prensa, en esa ocasión.
Pero lo que marcó la gestión del
vicepresidente, fue el caso de los gas-
tos reservados. Según publicación de
julio de 1995 de revista Vistazo, en sep-
tiembre de 1992, en una reunión entre
León Febres Cordero, Jaime Nebot y
Heinz Möeller, con una comitiva guber-
namental liderada por Dahik, se acor-
dó que el gobierno destinaría 200 000
millones de sucres en partidas extra-
presupuestarias para los municipios y
consejos provinciales manejados por el
PSC, a cambio de que ese partido apoye
la Ley de Modernización, proyecto que
se debatía en el Congreso de esa época
y que buscaba la venta de casi todas las
rEgistro oficial de la designación de
Rafael Correa como director administrati-
vo de una unidad gubernamental en 1992.

los gastos reservados se lleven conforme a la ley. Luego sería absuelto por conside-
rarse que pudo haber sido engañado
para evadir su control. Con la fuga de
Dahik a Costa Rica, el proceso judi-
cial en su contra se paralizó, aunque
fue brevemente retomado y anulado
Joffre Torbay, exsecretario de la admi-
nistración de Febres Cordero, abriera
sus cuentas, dijo que Miguel Orellana,
cuñado del lider socialcristiano, había
comprado bienes avaluados en más de
un millón de dólares. Habló de otros
actos de corrupción, como una supues-
ta llamada a Manuel Antonio Noriega,
presidente de Panamá, para ordenar
que se ponga un kilo de cocaína en el
auto de Abdalá Bucaram, quien duran-
te su autoexilio en ese país fue apresado
por portar droga. Todas estas denun-
cias quedaron en el limbo. Nunca fue-
ron investigadas. El resultado del juicio
político fue su absolución, gracias a los
votos del PRE y a los de una docena de
legisladores independientes.
En estos momentos, en los círculos
políticos parlamentarios, se piensa que
en este año de campaña el gobierno
podría optar por reactivar esas acusa-
ciones y salpicar a Jaime Nebot u otras
figuras del socialcristianismo, a fin de
neutralizarlos para las elecciones del
2013. De acuerdo a las actuales leyes, el
peculado es imprescriptible.
De igual manera, la defensa de
Dahik sostiene también que se violó
el debido proceso, por cuanto éste no
habría podido ser enjuiciado penal-
mente luego de ser absuelto por el
Congreso. Según las leyes vigentes con
las que se inició el juicio contra el exvi-
cepresidente, su proceso sería cuestión
de semanas. Alberto Dahik ha dicho
que es muy temprano para saber si se
dedicará a la política luego de enfrentar
el proceso que tiene pendiente, pero un
allegado suyo dijo a Vanguardia que "es
un político brillante, que con seguridad
no se va a dedicar únicamente a hacer
informes económicos".
Pero por otro lado, el argumento
con el cual Dahik regresó al Ecuador,
abrió la puerta para que otros puedan
regresar. Es el caso de Abdalá Bucaram,
quien enfrenta juicios por el presunto
manejo irregular de gastos reserva-
dos y el caso de la mochila escolar. La
venida del exvicepresidente se propi-
ció cuando su defensa presentó ante
Hernán Ulloa, juez primero de lo penal
de la Corte Nacional, un recurso para
que se le cambie la prisión preventiva,
en su contra desde 1995, invocando sus
derechos constitucionales. El juez le
concedió el requerimiento y los análisis
empresas y entes estatales pertenecien-
tes a los sectores estratégicos del país.
En junio de 1995, Dahik revela ese
pacto a un grupo de periodistas y el
hecho se hace público. En el Congreso
se acusó al Vicepresidente de incurrir
en cohecho para la aprobación de leyes.
Ante eso, el segundo mandatario reve-
la que varios diputados le pidieron al
gobierno medio millón de dólares por
aprobar la Ley para privatizar Emetel.
El funcionario recibió la arremetida
de los socialcristianos, que se concretó
con una denuncia ante la Fiscalía por
el presunto manejo irregular de 2000
millones de sucres, provenientes de
fondos estatales depositados en las
cuentas de los secretarios particula-
res del Vicepresidente. El curso de las
investigaciones revelaría que el dinero
era de la cuenta de gastos reservados y
que el monto manejado de forma irre-
gular ascendía a más de 19 000 millo-
nes de sucres. Se encontraron cheques
a favor de Conbaquerizo, constructora
que en ese momento edificaba la casa
de Dahik en una exclusiva urbaniza-
ción guayaquileña, había decenas de
pagos por consumos con tarjetas de
crédito, cheques para auspiciar la pelea
entre el boxeador ecuatoriano Segundo
Mercado y el estadounidense Bernard
Hopkins, depósitos en beneficio de
la Iglesia Católica, pagos para hacer
mejoras en la hacienda Chillo Jijón
(lugar de descanso de Dahik), cheques
en favor de una empresa de la familia
del Vicepresidente, pagos para la rea-
lización de encuestas, publicaciones
de prensa en contra de partidos polí-
ticos opositores al gobierno, cheques
en beneficio de legisladores oficialis-
tas, entre otras cosas. La investigación
judicial dio como resultado que Carlos
Solórzano, presidente de la Corte
Suprema de la época, dictara orden de
prisión en contra de Dahik, sus secre-
tarios y el excanciller de ese gobierno,
Diego Paredes, quien fue acusado de
intentar comprar radio Democracia con
fondos reservados. Todos se dieron a
la fuga y posteriormente sólo Paredes
cumplió un año de cárcel, antes de obte-
ner sentencia absolutoria en etapa de
apelación. El contralor de la época, Juan
Carlos Faidutti, también fue sindicado
por delito de encubrimiento. Faidutti
era el encargado de revisar que los gas-
"fuE una dEcisión dE
gobiErno, dada la
cantidad dE lEgisla-
dorEs quE tEníamos
y la nEcEsidad dE una
sEriE dE lEyEs".
alberto dahik
dicho en 1995, sobre los 200 000 millones
de sucres a gobiernos seccionales del PSC
chEquEs por 91 millones de sucres a
favor de la empresa Conbaquerizo, la cual
edificaba la casa de Dahik en Guayaquil.
por acción de Guillermo Castro Dáger,
presidente de la Corte Suprema del
gobierno de Lucio Gutiérrez, fallo que
luego fue revertido y que dejó en firme
la decisión de Carlos Solórzano. Ahora,
el panorama se altera con el apoyo polí-
tico del presidente Correa en favor de su
amigo Dahik. Surgen cuestionamien-
tos sobre si en la decisión tuvo que ver
el criterio presidencial, de que el exvice-
presidente es un hombre honesto.
La defensa de Dahik asegura que
hubo persecución política en su con-
tra, por parte de Febres Cordero. El
sustento para asegurar esto lo dio el
propio exfuncionario, durante el juicio
político llevado en su contra en octu-
bre de 1995. Allí, su defensa se basó en
una breve argumentación sobre los
gastos reservados, pero sobre todo en
acusaciones en contra del exmanda-
tario socialcristiano, sobre quien dijo
duplicó su patrimonio durante su paso
por el Palacio de Gobierno. Exigió que
9 de enero del 2012.

imagen
Bucaram otra carta
imagen
Desdde el Punto dE vista de Dalo bUCaraM asaMbleísta
Felicitó la decisión política del gobier-
no de rafael Correa de traer a Alberto
dahik, porque consideramos que él fue
perseguido por león Febres Cordero,
como lo es el presidente Abdalá
Bucaram, incluso en mayor medida. la
decisión de acogerse a la sustitución de
medidas cautelares es únicamente del
presidente Bucaram y está supeditada
al grado de confianza que le inspire la
justicia, que al menos hoy, pretende lle-
varnos a una trampa. Una cosa es dahik
y otra cosa es Bucaram, electoralmente
hablando. el temor y el cálculo político
hacen que continúe la persecución. A
Correa no le alcanza su inteligencia para
responderle al país porqué se benefi-
cia a dahik, a Gustavo noboa, a 1400
mulas y no al presidente Bucaram. Son
los cálculos políticos los que predomi-
nan y Correa sabe lo que es enfrentarse
a badulaques y lo que es enfrentarse
a Bucaram. Vemos con desencanto la
percepción del presidente Correa en
términos de justicia.
estoy seguro de que si un juez recibe la
llamada de Correa para fallar en deter-
mina forma, es casi imposible que éste
tenga independencia. Hay una idea
maquiavélica de querer dar una ima-
gen de hay un cambio en la justicia con
la venida de dahik. la Corte no ha sido
cambiada todavía. dahik está confian-
do en la Corte que Correa está cesando
por corrupta. Y Correa pide que confie-
mos en esa Corte. Hay un cálculo polí-
tico para vender la idea de que dahik
confía en la justicia y Bucaram no, para
no asumir el temor político a Bucaram,
de querer hacernos caer en una tram-
pa. Bucaram puede
volver al país, en cual-
quier momento, con la
inmunidad que le da el
ser candidato. es muy
posible que se presen-
te a las próximas elec-
ciones.
'mi padre puede
ser candidato'
construcción de vías a lo largo del país,
dejando de paso una estela de dudas
por supuestas irregularidades. De igual
manera, Rafael Correa ha dado espal-
darazos a Bucaram, asegurando que su
destitución fue un golpe de Estado. En
el plano legislativo el PRE ha sabido
jugar sus cartas y desde el 2009, gracias
a su alianza con el oficialismo, mantiene
un puesto en la codiciada Comisión de
Fiscalización, desde donde ha ayuda-
do al archivo de juicios políticos, como
el interpuesto contra Washington
Pesántez. Si bien oficialmente su blo-
que se compone de cuatro asambleístas
(Gabriela Pazmiño, César
Gracia, Saruka Rodríguez
y Dalo Bucaram), dentro
del Parlamento se sabe
que el quinto voto es de
Henry Cuji, legislador que
vota con el gobierno y con
la oposición y que, según
se dice, responde al PRE,
lo cual le convierte en una
especie de apoyo camufla-
do para el gobierno. Estas
acciones llevaron a que el oficialista
Virgilio Hernández asegure que el PRE
es como un "cáncer para el sistema polí-
tico, con el que hay que saber vivir".
La venida de Bucaram, si bien es
necesaria para prolongar la vida de un
partido que en el 2007 lucía agonizante
al no obtener curules para la Asamblea
Constituyente, está condicionada a la
imagen que éste pudiera generar al
gobierno, sobre todo en Quito, donde
el rechazo que produce el expresiden-
te asilado en Panamá es mayoritario,
contrario a lo que sucede en Guayaquil,
donde la figura de Bucaram es el contra-
peso natural de Jaime Nebot. n
abdalá bucaram y Rafael Correa fueron asesorados por Vinicio Alvarado. En las imáge-
nes, ambos sostienen un cinturón como símbolo de su rechazo a la corrupción.
jurídicos respecto al tema coinciden en
que Bucaram también podría aplicar la
misma táctica.
En diálogo con esta revista, Dalo
Bucaram, hijo del expresidente y actual
legislador, dijo que si bien su padre
podría retornar con ese argumento
jurídico, manifestó que no se lo aplica-
rá por considerar que no es el momento
político adecuado, aunque asegura que
el tiempo de permanencia en Panamá
del líder roldosista se acorta (ver colum-
na a la derecha de esta misma página).
En este año de campaña, el apoyo del
PRE pudiera ser preponderante para
el gobierno. La revolución
ciudadana necesita aprobar
varias leyes para dar forma
a su proyecto político y no
tiene una mayoría legislati-
va sólida que se lo permita,
los votos del PRE le allana-
rían el camino.
Durante estos cinco años
de gobierno correísta, el par-
tido de Bucaram ha sido un
aliado que, si bien ha tratado
de permanecer bajo la sombra, ha ayu-
dado a la consecución de metas guber-
namentales. Varios personajes vincu-
lados al roldosismo han desfilado por
la revolución ciudadana. El primero y
más notorio es Vinicio Alvarado, secre-
tario de la Administración, quien como
publicista participó en la campaña de
Bucaram en 1987 y dirigió la campaña
de Correa en el 2006. Jorge Marún es
otro personaje ligado al PRE que par-
ticipó en el actual gobierno, en calidad
de ministro de Obras Públicas. Gracias
a Marún, el gobierno pudo ejecutar su
Plan Relámpago, donde se adjudicaron
centenares de contratos directos para la
dEsdE El
2009, El prE
sE mantiE-
nE En la
comisión dE
fiscaliza-
ción dE la
asamblEa,
gracias al
oficialismo
campaña
30 vanguardia 9 de enero del 2012